viernes, 25 de julio de 2008

Espaliú corta dos orejas en la final de la promoción de la Maestranza


FINAL DE LAS NOVILLADA DE PROMOCIÓN. Jueves 24 de julio 2008.

Antonio Jesús Espaliú, novillero sevillano de la Escuela de Camas, fue el triunfador de la final de las novilladas de Promoción que se han celebrado durante el mes de julio en la Real Maestranza de Sevilla. El novillero de Coria cortó dos orejas al quinto novillo de la noche después de una intensa faena en la que dejó detalles de la calidad que atesora su toreo.


FICHA:

Se lidiaron seis novillos de El Serrano, bien presentados. Con recorrido el primero, tardo el segundo, sin humillar tercero y cuarto, rajado el quinto y potable el sexto.

Fran Gómez, silencio y una oreja tras aviso.

Antonio Jesús Espaliú, silencio después de leve petición y aviso y dos orejas.

Juan del Álamo, vuelta al ruedo y ovación.

La plaza registró más de media entrada.

CRÓNICA:

Antonio Espaliú, el triunfador de la noche, dibujó el toreo a la veronica en su primero con excelente gusto. La faena la brindó a Morante de la Puebla, pero se encontró con un novillo que no colaboró, ya que tardeaba mucho en su embestida. Con todo, dejó muletazos sueltos de calidad.

En el novillo del triunfo también apuntó toreo de altos vuelos con el capote, con el que el viento le impidió cuajar el recibo. Respondió por chicuelinas a un quite de Juan del Álamo y la faena de muleta tuvo entre otras cosas la virtud de fijar en el engaño a un animal rajadito. Los mejores muletazos llegaron por el pitón derecho. Fueron rotundos los doblones finales y la gran estocada, que pusieron dos orejas en sus manos.

El jerezano Fran Gómez tardó en acoplarse con su primer enemigo, quizá molestado por el viento. No obstante, la faena fue de menos a más. En el cuarto protagonizó una faena destacada ante un novillo que repetía en el engaño pero al que le faltaba humillar.

Juan del Álamo fue el que estuvo más en novillero. Recibió a sus dos novillos a portagayola. En su primero respondió a un quite de Fran Gómez por gaoneras y con la muleta se repuso de cinco desarmes y varias volteretas que le propinó un novillo que siempre le puso los pitones en la hombrera.

Al que cerró plaza también lo recibió a portagayola para templarse después a la verónica. La faena empezaba a tomar vuelo pero otra vez un inesperado desarme y varias volteretas volvieron a mostrar a un novillero valiente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

bien por juan del alamo que sigue progresando a pesar de no resultar vencerdor del certamen seguro que le valdra ahora eu su carrera esta comenzando y a la vez para bajar los humos a todos aquelos qeu veian en el al nuevo jose tomas
que siga asi toreando en plazas importantes y forjandose como novillero sin caballos

locuras y sentimientos dijo...

tienes mucha razón, seguro que esto le va a venir muy bien para el certamen que tiene ahora en malaga. Y que viva Villalpando