sábado, 8 de noviembre de 2008

Reflexiones que no van a ninguna parte I

Hoy estoy tranquilo, relativamente. Beatriz y yo no nos hemos pegado mucha jupa de kilómetros. Estamos en Santander con mi hermana Marisol, Ángel y los niños.
Llevo muchos días sin tiempo para nada, ahora he sacado cinco minutos y quiero reflexionar, y dar un punto de vista rápido sobre posibles cambios para el año que viene en el equipo que rodea a Don José Antonio Morante de la Puebla.
Se especula, (Don José Antonio dejo la puerta) abierta en un portal de internet, que estaba dispuesto a escuchar ofertas de posibles apoderados. Personalmente pienso que algo hay que hacer.
Este año estaba bien planteada la idea de “25 tardes 25 acontecimientos”. Bien planteada para cuidar a un torero que necesitaba moral después de su ruptura con Rafael de Paula. Que mejor que apoderado, tenía que haber sido acompañante del torero.
Entro José Benito, que en el tema taurino no estoy muy de acuerdo. Quiero decir que si pones exigencias a la hora de elegir contrataciones en plazas, no se puede bajar el listón y luego querer salvar la temporada llendo a plazas de tercera que con todos mis respetos, no tenía que haber ido.
Hablo de Roquetas de Mar y similares.
Luego para rematar todo el año cierras en Zaragoza con un ganado de saldo, sin contrastar, ni hechuras. Tu propio apoderado te manda un buey sin nota, que no valía un duro. No me gustan las comparaciones, pero en la corrida que Don José Antonio mató junto con el Juli en Zafra. Ambos en sustitucion de Perera.Los toros y los sobreros estaban reseñados desde principio de temporada Por el torero y su equipo. Ademas los ganderos apostaban por los toros con notas altas.
Con esto quiero decir que hay que poner los pies en el suelo y pensar que lo que paso aquí durante la temporada está pasando en América.
Está toreando becerros y corridas que dejan mucho que desear. Luego se anuncia en carteles para más tarde caerse del mismo.

Espero y deseo que esta temporada se tome las riendas de un torero de toreros.
El torero: Don José Antonio Morante de la Puebla.
Poco a poco iré haciendo reflexiones que no van a ninguna parte.

3 comentarios:

Félix dijo...

¿¡Cómo que estas reflexiones no van a ninguna parte!? Tus palabras llegan más lejos de lo que podemos pensar. Otra cosa es que, por muchas circunstancias, no lleguen al lugar adecuado o eso creas, porque a veces la sorpresa está a la vuelta de la esquina y, lo mismo que pasó por tu casa sin que lo esperases, puede llegar a leer estas palabras que salen de tu corazón y le hagan reflexionar. Entonces, ¿habrán llegado a alguna parte?
Cordialmente,
Félix

David dijo...

Cachissss, justo el fin de semana pasado estuvimos nosotros en Santander, mira que pena no coincidir. Por lo demás, de acuerdo con lo que planteas de Morante.

sentimientos y locuras dijo...

Félix, muchas gracias. La verdad que yo lo único que busco es el alivio de poder opinar y dar a conocer a todos mis amigos mis locuras. Si esto además de aliviarme a mi sirve para que haya una reacción pues mejor que mejor.
¿Por cierto que pasa nos animamos a ver al Señor y al Tres caídas?
David, gracias. La verdad que es una pena. Ha hecho un fin de semana de altura, muy buen tiempo.