miércoles, 21 de diciembre de 2011

Fernando Arrabal escribe a Morante III




















“Qué blando con las espigas”,

Como dijo García Lorca.

Qué esencia de la existencia.

Qué burladero sin burlas.

Qué casta para castillos.

Qué magia para el magín.



Me encanta cuado callado

se escucha como Cúchares;

y cambia con Lagartijo

para sus largas cambiadas;

cuando el frasco se derrama

con fragancias de Frascuelo;

cuando se planta engallado

con el duende de Gallito;

y nos cagamos de gusto

con, de Cagancho, su clon.


Imágen José María Vivas, Madrid 8-6-2011

No hay comentarios: