domingo, 15 de noviembre de 2009

Don Jose Gardiño en la Hermandad Dominicana de Salamanca

Este fin de Semana he tenido un gran privilegio brindado por nuestros amigos de Sangre Verde.

La cosa comenzo fenomenal. Rosa y José Luis nos invitaron a su casa a comer la mejor fabada que he comido nunca, bueno la segunda ya que la primera era también de ella. Reunión de amigos y agasajados por Rosa y José Luis que hicieron de la comida un arte. La cosa termino con un Brazo Gitano de escandalo, buenísimo, era para cantarle una saeta y rasgarse la camisa. Pero paraaaaaaa que aquí no termina la cosa. Después de el bendito Brazo nos puso un arroz con leche antológico. Pero rico de verdad.


Pero lo que fue también un privilegio fue darme la oportunidad de bajar a San Esteban y conocer a Don José Garduño, que para quien no este metido en asuntos cofrades es el vestidor de la Virgen Macarena desde 1958. Toda una vida poniendo sus habilidosas manos sobre la Virgen Macarena.
Este señor vino para enseñar a vestir a la Esperanza, de la Hermandad Dominicana de Salamanca.
Esto resulta imposible ya que este señor no se mueve de Sevilla y no quiere ya jaleos. Pero la buena labor del Hermano mayor de la Dominicana Manolo Toral y su junta de gobierno hizo posible tal maravilla.
Los hermanos que han recibido los consejos y enseñanzas de Don José no saben el privilegio que han tenido. Es todo un honor ver como en Salamanca el mejor de los vestidores ha sembrado un poco de su sapiencia.
Me dejaron estar en la capilla, y como uno mas disfrutar del expectáculo tan maravilloso de ver acariciar con sus manos las telas de la Virgen.
La verdad que la virgen parecía otra.

Don José Garduño además de vestidor de La Macarena es también de la Virgen de la O, de la Estrella y de la Virgen de los Negritos donde también lleva 50 años.
A la Macarena le dio mucho carácter cuando el puso por primera vez sus ágiles manos sobre ella. Fue para vestirla de hebrea, luego ya la vistió para el paso de palio, primero le despejo el rosto, le triplico el pico y le saco el tocado por encima del manto lo que supuso una gran revolución en Sevilla.


Además cuando tuve el privilegio de hablar con el descubrí que era Morantista cosa que sumo puntos hacia mi adoración. Morante y el arte, la sensivilidad no nos olvidemos que van unida. No podia ser menos.


Ayer como digo tuve un gran honor gracias a nuestros amigos de Sangre Verde,conocer y ver la sabiduría de Don José y es no pasa todos los días. Además todos los allí presentes me admitieron como uno mas, sabiendo que asistía a un acto muy privado.



Muchas gracias Hermanos.

6 comentarios:

Félix dijo...

Porque eras uno más, Jose. Eres parte del grupo y eso cuenta.
La fabada... ¡No tengo palabras! ¡Uf! Y el postre... ¡Mamma mia! ¡Cómo estaba!
Lo de después... pues la verdad que sí, que es un privilegio para los vestidores de la Esperanza haber contado con una lección magistral como la que dio Pepe Garduño. Y después, anécdotas, chascarrillos, recuerdos... alrededor de una cena que no pude ni probar. ¿Por qué sería?
Cordialmente,
Félix

Anónimo dijo...

Jose, gracias a ti por la ayuda desinteresada que has prestado a esta Hermandad en diversas ocasiones. Baste recordar que la papeleta de salida del año 2009, fue obra tuya, donde fuiste capaz de demostrar que el ser hermanos cofrades es posible, con diferencias pero sin rivalidades. Con fraternidad y con amistad es como será posible seguir disfrutando de Nuestra "Pasión". No te olvides de que aunque tu color no sea el verde, te sentimos como un Hermano más.
Charo.

Anónimo dijo...

Para mí también ha sido un fin de semana especial rodeado de gente de arte ,de mis amigos ,de mi junta de gobierno y de mi mujer.
Solo nos ha faltado unas vacas de Adelaida , pero todo llegará.
Un besazo verde para la Beatriz y para tí.

Manuel Toral

Anónimo dijo...

Soy el "ingeniero". Podría decir que no me sorprenden las excelencias de la cocinera, pero estaría mintiendo. Del mismo modo que miento, aunque sé que se me nota, cuando al comentarme la suerte que tengo, siempre contesto que a diario la cosa cambia. En cuanto al “otro acontecimiento de arte”, creo que fue un auténtico lujo que un señor de la categoría de José Garduño viniese hasta Salamanca a enseñar su arte. Ojalá aprovechemos la lección magistral. Tu/vuestra presencia más que justificada. No como “unos más”, sino como amigos, y si además publicas unas fotos preciosas, pues agradecidos. En resumen, lo que viene siendo un fin de semana completo (bueno, un poco apretaíto si que ha sido, sobre todo para Manolo).
Otra cosa culinaria. A ver si, entre todos, convencemos a la cocinera para que, a mayores, nos ofrezca otra muestra distinta de su repertorio.
J.Luis

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, la cocinera se lo está pensando, aunque siempre es un placer teneros de comensales pues "me coméis muy bien". Me alegro de que pasarais un día entrañable pues no era para menos con la experiencia de ver a la Esperanza vestida por todo un profesional, espero que aprendierais y disfrutarais muchísimo, que se que ha sido así. Yo me lo pasé muy bien, como siempre que me hacéis los honores aunque no siempre merecidos.
Rosa.

sentimientos y locuras dijo...

Félixxxxxxxxxx muchas gracias. La verdad que todo salio perfecto así que hay que repetir rápido...
A esta es!!!

Charo muchísimas gracias. Yo me considero verde aunque este lleno de negro por todos los lados. Siempre que os pueda ayudar ahí estaré. Al fin y al cabo todos somos uno.

Manolo para mi también ha sido especial. He disfrutado mucho. Lo de Adelaida va a ser un puntazo aunque ya siento el miedo jejeje.
Te ha faltado nombrar al coche. Vaya jupa de kilómetros te has pegado para que luego digan que los Hermanos Mayores solo salen en la foto.

Ingeniero de fregadero, muchas gracias. Que jeta tienes ahora quieres que Rosa vuelva al ataque. La verdad que yo me apunto porque cada día se supera. Todo riquísimo. Me temo que me quite el puesto.

Rosa como no vamos a comer así de bien si nos vas a matar. Estando todo tan bueno se lanza uno rápido al ruedo. Lo malo que ya uno no esta para estos atragantones. Que luego dormimos muy mal o nos pasamos toda la noche a coca colas.
Rosa muchas gracias por acogernos y por agasajarnos. Y sobretodo por cocinarnos así de bien.
Ahora quiero estar al corriente del próximo menú. jejeje.