miércoles, 5 de noviembre de 2014

Don José María Manzanares, Albacete 1989.



Cuando era pequeño e intentaba empaparme de todos los toreros estas imágenes me calaron muy hondo. Ese día comprendí lo que era emocionarse con algo.
Simplemente Bordo el toreo… con que gusto torea… con las yemitas de los dedos, caricias que acompasan las embestidas. Una danza perfecta y bella.  La unión del toro y torero… Como no puede esto gustarle a todo el mundo.
Que obra de arte más maravillosa, Ole!!! Estoy verdaderamente emocionando recordándola.
Las he visto miles de veces, de hecho la grabe en varias cintas para no estropearlas. Me las ponía para aprender y poder imitar al Maestro. Ahora las veo y me emociono. Que belleza.
Después de esta triste y repentina pérdida las quiero compartir con todos vosotros.
Espero que os pellizquen como a mí y que os emociones.

No hay comentarios: