martes, 3 de julio de 2012

José Monge Cruz "Camaron de la Isla"



Me da rabia sumarme a la multitud de homenajes que está recibiendo estos días el maestro.
Me da coraje porque no soy de fechas. A mí me gusta expresarme y romperme cuando el corazón dicta. No porque una fecha nos recuerde que hace 20 años Don José nos dejo.  Es fácil decir cosas bonitas de Camarón. Todo está dicho, todo está cantado y pintado. Todas las expresiones artísticas posibles ya han sido utilizadas para honrar al mito.
Yo personalmente le debo mucho. Yo entre en el flamenco por él. Escuchando sus temas poco a poco empecé a comprender que las penas dolían, y que los quejios eran sentíos. Una voz rota y con fatiga de verdad expresaba como nadie el estado de ánimo. Muchas veces escuchando a Camarón me siento identificado, solo recordar antes roto que doblao, que verdad mas grande, Madre!!!
La primera vez que viaje, que pude salir de casa a conocer mundo, fui a honrarle. Aunque parezca mentira. Me fui a San Fernando a rezarle un padre nuestro en su tumba y rendirle mi más sincero homenaje. Para darle gracias por todo lo que me había aportado. Gracias a él amo el flamenco y desde  los Verdiales hasta las fiestas me parto la camisa escuchando cante. Me da igual la que sea Fernanda, Paquera, Caracol o Farina… Me da igual. Lo importante es que se sienta y que las fatigas que uno lleva dentro se liberen por la garganta en obra de arte. Hace poco oí cante muy bonito que ni el propio Camaron sería capaz de interpretar. Por cómo fue interpretado y la verdad que llevaba. Al oírlo la carne se rasga. El corazón explota, se rompe de locura y sentimiento. Me da rabia muchas veces ser castellano de pro y no estar  acostumbrado a expresar los sentimientos tal y como dicta el corazón. A romperse. Aunque el amaneramiento se me va notando poco a poco. Qué bonito poder romperse sin complejos, sin dar explicaciones.
Así era Camarón, sin ley sin complejos ni orden. Una luna y una estrella que navegaba por el firmamento. Por ello la estrella subió a los cielos. 
Gracias José Monje Cruz. Dios te tenga en su  gloria.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

MonGe con "ge" de gato y no permita que se le escapen tantos acentos: ¡hay que respetar el idioma!

Sarah13@hotmail.fr dijo...

qué vena lirica ! qué pasion, José Luis ! No conoceo muy bien el maestro del flamenco, pero me gusto mucho esto arte. Da mi referencia por favor.
Buen dia con mi amistad.
Sarah

Javi Valencia M dijo...

Óle!! Yo he marcado que es de puerta grande, por que esa manera de escribir, ese sentimiento,son de faena grande sin duda. Aún que no sea yo muy de flamenco, por lo menos de momento, por que hay cosas que van llegando con los años, reconozco el mérito del maestro y lo emocionante de sus canciones.