viernes, 15 de julio de 2011

La Torería Madura hoy en Pamplona

La torería no solo es vestirse de luces, no solo es presumir de torero y salir por las puertas grandes. NO.

La torería es inexplicable, es simplemente una condición. Uno puede nacer albañil, pintor o músico y en casos raros y tocados por la mano divina de Dios pueden nacer toreros. No todos los que se visten de luces tienen torería, con todo mi respeto a todos los profesionales y aficionados que se ponen delante.

Hoy en Pamplona hemos visto torería. Pero torería en estado puro, sin alharacas, sin esperpentos. Torería antigua, añeja de la que busco en esta maravillosa pasión y que vivo y siento.

Me he vuelto a emocionar por sentir orgullo de verme recompensado en el arte más real de la historia, en el arte de la tauromaquia. Juan Mora, señores!!!

Si Juan Mora, naturalidad hecha persona. Gente de bien, Torero por encima de todo.

Es fácil este año decir cosas buenas de Mora, pero puedo presumir que lo decía siempre y que todos estos años de espera han valido la pena. Gracias Don Juan Mora por darle sentido a toda esta espera, y pasión por la liturgia y belleza que supone nuestra tauromaquia. Nuestra fiesta nacional.

Todo esto es muy bonito pero quien haya visto hoy la corrida de pamplona hace estos piropos más valiosos. No solo torería, si no valor, responsabilidad.

En el primer toro una faena de saber estar, dando al toro lo que no se merecía, lo que no tenia, exponiendo y arriesgando, cruzándose, sin aliviarse ni un ápice. Ole Mora, pero de verdad.

En el segundo toreando con gusto con el capote y en una sin razón del toro que se metió por dentro se la pego en los mismísimos huevos. Con esa responsabilidad y madured Mora volvió al de nuñez del cubillo. Dolorido y mermado de facultades, tanto es así que en otro capotazo se piso a sí mismo y cayo delante de la cara del toro. A merced de la suerte y del capote que el mismo lleva de nuestra madre la Virgen del Puerto.

Con la muleta un comienzo toreriso, de poderío, sometiendo y templando, así se repetiría en mas tandas muy toreras y adaptándose a la embestida brusca del morlaco. Tirando de arte y recursos. Empezó a pararse y a pensárselo el de Cubillo y así a la salida de una tanda le prendió por las nalgas y en el aire se la pego de verdad. Muy mal da, que ¡¡¡ Que malaja!!!

Me cachis en la mar con lo bien que iba todo.

Pero sé que la Virgen del Puerto le va ayudar y mimar como el merece.

Animo Torero!!!


Fotografias de Juan Pelegrin y Luis Vega, Dibujo Jose luis Valencia

2 comentarios:

Lucía dijo...

Acabo de leer la crónica en prensa¿será posible? pero por encima de todo ¡¡qué pundonor!!¡¡qué natural!!elpronóstico es de gravedad...toda la fuerza del mundo, que ya la tienes, Juan!!y mucho cariño!!!
Por ciertoo, hermano, sin desmerecer en absoluto las preciosas fotografías de Luis Vega y Pelegrinoi, ole y ole y oleeeee tu apunte!!!¡¡Fantástico!!!! es que ES Juan Mora...!!!!!!

sentimientos y locuras dijo...

Gracias Hermana!!!