miércoles, 8 de septiembre de 2010

Miguel Poveda derrocha pasión en Salamanca

No podía dejarlo pasar.... no.
Vengo emocionado como lo he estado toda la noche mientras he disfrutado del pedazo de concierto que ha ofrecido Don Miguel Poveda en mi ciudad, es Salamanca. En plena plaza mayor, respetándonla, si taparla con telones ni adornos con los arcos y la mariseca por testigo Don Miguel Poveda se ha vaciado en la tierra de Don Rafael Farina, al que el admira y siente verdadera devoción como lo ha demostrado esta noche.

Tierno recordando su pasión por su madre, el propio cantaor dijo en mitad del concierto..
"estoy deseando llegar a casa para contarle a mi madre lo mucho que he disfrutado..."
Dos horas y media de concierto que se me han pasado en un abrir y cerrar de ojos.
Que emoción, que sensibilidad Ole tu Don Miguel!!!

Que manera de moverse sobre las tablas, como llena el escenario, que ritmo, que compás, ole, oleeeeeeeeeeeeeeee, ole tu en serio Don Miguel.

El espectáculo esta centrado en su ultimo trabajo sobre la copla... pero como no podía ser menos y de manos de su guitarrista "Chicuelo" acaricio el flamenco que nos gusta, el bueno, con sentimientos y respeto.Así como su gran éxito Alfileres de Colores interpretado de una manera especial y muy vistosa, improvisando.

Esta semana leí en un aplausos atrasado de la pluma de Villasuso una cosa que me encanto y hoy recordé mientras me deleitaba con Don Miguel Poveda.
Decía algo así como que Morante de la Puebla no torea para el publico en general solo gente con sensibilidad, alma y pasión... podían comprender tanta belleza.
Eso senti esta noche.

Gracias por deleitarnos y vaciarte hoy en Salamanca.

Gracias de corazón, buen presagio para esta feria llena de arte y pasión.
Por cierto he llegado a casa y con tanto arte he cogido el pincel y recordando el concierto y en especial Alfileres de colores me salio esto...



Fotografias de Salamanca24horas.com, dibujo de J.Valencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

yo estuve en ese concierto.. me cogió por sorpresa.. digamos que me quedé atrapado en Salamanca un día y Poveda lo hizo mágico.. tuve el sere serenito rondando en mi mente varios días.. me cambió el ánimo y me dió toda la fuerza que justo necesitaba.. increíble