martes, 15 de junio de 2010

Juan Mora torero de otra época

Este año por motivos laborales no he podido asistir a la plaza de toros de Las Ventas, aunque gracias a Digital Plus he podido seguir todas las corridas. Eso si para quitarme la espinita fui a ver a Juan Mora, torero que me gusta por su torería.


No fui defraudado por el torero ya que piso firme y con sabores ya perdidos.
Me sentí defraudado por el publico, toda la plaza se ve dominada por un tendido, el siete. Injusto y con la vara de medir muy alterada, y por ejemplo se jactan de un picador que es descabalgado y cae de culo a merced del toro.
Pitan resbalones de un toro que no doblaba ni por el asomo... me gustaría explicarme bien ya que el siete es fundamental ante un plaza que cambia mucho de espectadores y donde la pasión y el clavel dejarían paso a un triunfalismo desmedido. Pero ya digo es denigrante ver como mis compañeros de localidad (Tendido 9) antes de opinar miraban al siete.

Bueno dejemos esto y voy a lo que me ocupa hoy Juan Mora.

Me dio gloria bendita ver como el torero Juan Mora derrochaba la torería con la que yo me he criado, la que me enseño mi padre y vi desde pequeñito. Tanto en directo como en vídeos me he empapado de toreros que sabían estar en una plaza. No solo torear sino estar.
Juan Mora estuvo impecable como director de lidia, tomando el mando hasta en los toros de sus compañeros que cuando no eran capaces de dirigir la lidia. Coloco a banderilleros y compañeros en la plaza y estuvo siempre bien colocado.

Que decir de ver torear con ese sabor y gracia que aunque su lote no le acompaño firmo una actuación muy digna. Pero lo que es de agradecer y paso desapercibido ver coger a este torero la muleta en la barrera de manos de su mozo de espadas y templar la espada de matar. Ayudándose con el codo le daba muerte a la espada contra las tablas. Maravilloso esto no se veía desde hace muchos años pero el publico ni se fijo. Luego después de realizar su labor de torear por derecho y honradamente encuanto el toro de Vellosino enseño la muerte el entro a matar. Sin necesidad de cambiar el ayuda por la espada. Pero da igual, el publico ni caso.

Fue una tarde rara. Javier Conde ni estuvo, no los quiso ni ver y por cierto tuvo un toro de altura. Curro Diaz estuvo bien pero sin terminar de rematar la embestida del toro.

Fotos Las-ventas.com, Dibujo Sentimientosylocuras

1 comentario:

Anónimo dijo...

Juan Mora no es torero de otra época, es torero de siempre. Pero en esta ocasión le ha faltado personalidad, esa que tanta cateoría y tanto respeto le ha granjeado. Ël, siempre exigente en sus contrataciones, ha tragado con una corrida infumable, grande y vieja (6 años), después de haberse caido de la feria de otoño pasada. Esto será el principal handicab para remontar.